Los primeros alimentos sólidos para tu bebé

Bebé

Según la OMS, después de 6 meses de alimentar a tu bebé sólo con leche materna, llega el momento de los sólidos como complemento; te contamos más de cómo dar este gran paso.

Salvo excepciones, la leche materna aporta a tu bebé los nutrientes necesarios para su adecuado desarrollo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), pasados los primeros seis meses de edad es momento de complementar su alimentación con comida sólida hasta que cumpla el año o año y medio, edad en la que los sólidos dejan de ser secundarios y se convierten en la principal fuente de nutrición.

¿Es el momento adecuado?

A pesar de la edad recomendada por la OMS para comenzar a alimentar a tu hijo con alimentos sólidos, también hay que tener otras consideraciones para dar el paso, esencialmente en el desarrollo de tu bebé, ya que algunos infantes tardan más en este aspecto y físicamente no son capaces de asimilarlos.

Considera si tu bebé puede mantener la cabeza levantada, mantenerse en una silla alta o un asiento para comer. Si notas interés de tu bebé por lo que tú comes, es buena señal, aunque si al darle una papilla, por ejemplo, no es capaz de llevarlo a la parte trasera de su lengua, quizá debas esperar un poco más de tiempo.

¿Qué alimentos sólidos le doy?

La recomendación principal es que inicies con alimentos sin azúcar ni sal, y que sea uno a la vez, agregando uno nuevo cada cinco días, esto para tener un periodo de prueba en el que puedas detectar si tu bebé es alérgico a alguno. Procura que los alimentos que le des sean ricos en hierro y zinc, elementos importantes para su correcto desarrollo después del primer medio año. Hazlo a través de purés de carne y cereales.

Progresivamente agrega frutas y verduras y entre los 8 y 10 meses comienza a ofrecerle alimentos picados finamente, ya que a esa edad la mayoría de los niños ya son capaces de ingerir alimentos como: bayas, verduras, pastas, quesos, carnesbien cocidas, galleta y cereales para bebés.

Recomendaciones generales

Dado que la leche materna es la principal fuente de nutrición de tu bebé, la leche de vaca no es recomendable para él en el primer año de vida. Mientras que la miel puede contener esporas que causen enfermedades. No le ofrezcas trozos de alimentos antes del primer año, tampoco los que son muy duros como las semillas, nueces, palomitas, caramelos entre otros.

Recuerda consultar a un pediatra para que te ayude a determinar la dieta adecuada para tu bebé, y recuerda que en lacomer.com siempre encuentras la mejor variedad de alimentos, entre otros artículos, para cuidar y consentirlo. Ingresa ahora, ordena en línea y recibe en casa.



Suscríbete y recibe información

  • ¡Gracias por registrarte!

    ¡Hubo un error! inténtalo nuevamente