¿Sabes cómo se comunica tu bebé contigo?

Bebé

Si crees que el llanto solo es un berrinche de tu pequeño, debes saber que ellos manejan un idioma al que debes adecuarte para protegerlo y este va modificándose al pasar de los meses.

Los primeros meses de vida, tu bebé usará su facultad del llanto para comunicarse contigo, y generalmente aparecerán porque algo está mal: tiene hambre, necesita un cambio de pañal, tiene frío, está cansado, o necesita los brazos de mamá. Para identificar la necesidad específica, puedes guiarte por el tipo de llanto que expresa.

Un llanto breve y grave puede ser de hambre, mientras que el de molestia puede ser más agitado y variable. No te preocupes, no hay un manual exacto para identificar al instante la necesidad de tu pequeño, de hecho, seguramente con el paso de las semanas, te darás cuenta de que ya eres capaz de reconocerlos y reaccionarás en consonancia. Todo es cuestión de práctica.

En ocasiones, el llanto de un bebé aparentemente no tendrá motivo, pero en realidad puede significar que necesita desconectarse de los estímulos externos porque se sienten sobrecargados, en ese caso apártalo de los sonidos e imágenes molestos. Pero como te mencionamos, los bebés también se comunican de otras formas más sutiles, y aprender a reconocerlas reforzará el vínculo entre los dos.

Sensibilidad con tu bebé

La paciencia es una virtud, todos lo sabemos, y con tu bebé debe ser igual. Hay que entender que cada niño “habla” de diferente manera y en tiempos distintos, esto de acuerdo a los estímulos que cada uno recibe.

Comunicación a partir de los 12 meses

Al cumplir el primer año, en la mayoría de los casos los niños ya pueden responder con palabras simples, como: sí, no, papá o mamá. También, comienzan con movimientos simples, como sacudir la cabeza para decir “no” o se despiden cerrando y abriendo la mano. En cuanto a su voz, comienzan los cambios de tono. Intentan repetir las palabras que escuchan e imitan gestos de enojo o risa que observan de los adultos.

Año y medio

En esta etapa ya son capaces de repetir palabras sueltas, a su modo, claro. Estas palabras pueden ser: gracias, jugar, agua, etc. También comienzan a utilizar la mirada para buscar aprobación o esquivar la vista para evitar los regaños. Son más curiosos, por lo que se vuelven muy activos con las manos. Y es la época en que los llantos son frecuentes si sienten frustración o quieren expresar sus emociones.

A partir de los 3 años

A esta edad, los niños ya son capaces de acatar órdenes, incluso ya puede ser capaz de mencionar su nombre y edad. Reconoce a otras personas por su nombre y ya es capaz de entablar conversación con personas con las que no convive frecuentemente, y lo hace verbalmente y con movimientos del cuerpo.

Ten paciencia con tu pequeño, juntos irán aprendiendo la mejor forma de comunicarse en los primeros meses hasta llegar a un diálogo fluido entre palabras, señas, movimientos… entre ambos. Recuerda que, en su primera etapa, los bebés son muy receptivos y están más atentos a lo que los rodea porque tratan de comprender el mundo que los rodea. Al llegar al primer año, su comunicación se vuelve expresiva porque ya son capaces de hacer sonidos, gestos, palabras, etc.

Toma consciencia de en qué etapa se encuentra tu hijo y procura una comunicación adecuada a ella. Y si necesitas más tiempo para ti y tu pequeño, no olvides que puedes hacer tus compras en línea directamente desde lacomer.com, donde encontrarás todo lo que necesitas para cuidar a tu bebé y todo para llenar tu despensa.