¿Cómo lograr que tu hijo sea más organizado?

Familia

El orden y la organización van de la mano, si enseñas a tus hijos a alcanzarlos, obtendrán mejores calificaciones en la escuela, ¡toma nota!

El orden no sólo se refiere a la organización de las cosas materiales, también al equilibrio emocional, de ideas, de los proyectos personales, etc. Sin embargo, en esta ocasión, te hablaremos de cómo conseguir que tu hijo sea más ordenado con sus cosas, en su día a día. Seguramente no ha sido una tarea fácil, pero conforme va creciendo, entenderá que sin orden no hay proyecto.

¿A qué nos referimos con proyecto? A que cualquier plan que desee ejecutar a largo plazo, deberá mantener -antes- un orden a corto plazo, o no lo logrará de manera efectiva. Como padres, es mucho más fácil educar si lo hacemos con el ejemplo. Esto nos lleva, a veces, a hacer un cambio en nosotros mismos.

Da el ejemplo

Si no es tu fuerte ser organizado y ordenado, comienza regalándote el tiempo para serlo, el orden y la limpieza van de la mano y debemos establecer tiempos para hacer esos ajustes en casa.

Por ejemplo, si la despensa no tiene un lugar, puedes comprar una caja de cartón o un contenedor; ¿a tu ropa le hace falta espacio en el clóset? Hazte de unas repisas y colócalas estratégicamente. Y así sucesivamente con cada cosa que no tenga un espacio y limpieza, busca alternativas con todo el posible desorden que pudiera existir en casa.

Cuando hayas encontrado soluciones para cada utensilio, haz partícipe a tu hijo del acomodo de todo, primero que te vea a ti en acción, y luego, invítalo a hacer lo mismo, desde tender la cama hasta pasar por actividades más complejas como lavar la ropa, aunque esto último no lo hagan ellos de inicio, irán memorizando y aprendiendo, tanto el proceso como las instrucciones.

Un lugar para cada cosa

Pon especial atención a cada uno de sus materiales escolares, el orden ayudará a tus hijos a obtener mejores notas y calificaciones, porque los consultará cuando sea necesario, ya sea en su cuaderno con notas adhesivas o simplemente en sus apuntes hechos con plumas o colores. Utiliza carpetas con separadores y libretas de colores, para dar orden a los apuntes de tu hijo.

Procura tener en casa un pizarrón oplaneador, dividido en dos secciones con un plumón, donde tu hijo pueda anotar sus actividades en casa y en la escuela, además de mantener un orden con sus horarios y pendientes, repasará por más tiempo aquello que le es difícil memorizar y mantendrá un orden en su planificación semanal con sus actividades escolares y cotidianas.

Establece rutinas y horarios

Existen determinadas edades en las que el cerebro de los niños, trabaja como una esponja, absorben absolutamente todo lo que ven a su alrededor y, por supuesto, lo que les enseñas. De ahí que, es importante que establezcan rutinas de orden y que las realicen diario, así, cuando lleguen a la adolescencia, conservarán la disciplina del orden y la organización.

Cuando establecemos rutinas, terminamos haciendo las tareas de casa sistemáticamente. Para ello, es importante establecer horarios y explicar por qué, si se rompen, no lograrán objetivos a corto y mucho menos a largo plazo.

Finalmente, mantener una estructura y un sistema para realizar las cosas, hará que le saques el mayor provecho a las horas, si para ti es importante mantener cierta actividad en tu día a día, y te ayuda a conseguir de manera óptima tus objetivos, ¿por qué no inculcarle esta característica también a tu hijo?

Cuando los niños son muy pequeños, no son conscientes de la importancia de la organización en sus vidas, por eso es fundamental que le ayudes a conocer -desde edad temprana- los beneficios de ser una persona organizada para lograr resultados positivos.