7 trucos para cocinar sin sal

Salud

La Organización Mundial de la Salud recomienda consumir como máximo 2 gramos de sodio, lo equivalente a 5 gramos de sal al día; aprende a realzar el sabor de tu comida sin sal.

Según la Academia Nacional de Medicina, consume diariamente de 7 a 9 gramos, crea el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, insuficiencia renal, accidentes cerebrales, diabetes, entre otras, por eso es importante cocinar con la cantidad de sal adecuada.

Reduce gradualmente el sodio de la dieta de tu familia con los siguientes trucos que puedes emplear para cuidarlos, sin tener que sacrificar el sabor.

1. Educa y acostumbra el paladar de tu familia. Para que la transición sea imperceptible, introduce otras especias como el laurel, órgano, zumo de limón, ajo en polvo, etc.

2. Cocina a la plancha. Este procedimiento aporta nuevos matices de sabor a tu comida, además de que le da un suculento color dorado a las carnes.

3. Usa la ralladura de cítricos. El truco no solo funciona en postres, también es muy útil para potenciar el sabor de mariscos y carnes blancas

4. Usa sofritos de hortalizas. El ajo y la cebolla son perfectos para darle un sabor intenso a tus alimentos. Puedes saltearlos ligeramente o caramelizarlos.

5. Añade vinagretas. Si lo primero que buscas es el sabor, pero sin subir las calorías; puedes incorporar las vinagretas caseras.

6. Marina tus alimentos. Esta técnica es infalible y lo mejor es que funciona en todo tipo de carnes para hacerlas más jugosas y suaves.

7. Prepara salsas a base de verduras. Las verduras ya contienen sales; por lo que puedes simplemente molerlas y añadir especias para dar sabor a tus guisados y carnes a la plancha.

Sorprende y cuida a los que más quieres con estos sencillos, pero efectivos métodos para realzar el sabor de tu comida. Te aseguramos que te serán muy útiles al cocinar, mientras pasan la etapa de transición de reducir el consumo de sal.

Encuentra en lacomer.com una gran variedad de productos bajos en sal para cuidar tu salud y la de tu familia. Ahorra tiempo, adquiriéndolos directamente en línea y recíbelos hasta la puerta de tu casa.